Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

27 semanas de embarazo

¿Estás aprovechando para lucir tripa? No dudes en hacerlo. Aunque a veces sientas que tu vientre está muy abultado y eches de menos tu cuerpo de antes del embarazo, te aseguramos que tras el parto, extrañarás un poco tu tripita… y sentir los movimientos de tu hijo dentro tuyo.

Aprovecha cada día. Acaricia a tu hijo a través de tu piel, háblale (¡tu bebé ya sabe que eres tú!), mírate al espejo y hazte cientos de fotografías. Cada segundo es maravilloso e inolvidable, ¡crea recuerdos! Ya estás entrando en el último trimestre…

27 semanas de embarazo: el bebé

Durante las 27 semanas de embarazo, puede ocurrir algo curioso. Es posible que sientas un movimiento repetitivo y rítmico en tu vientre. Sí, ¡tu bebé puede tener hipo! A diferencia del hipo que todos conocemos, el de tu hijo no hace ruido porque está rodeado por agua, pero sí genera un movimiento en tu vientre.

El sistema respiratorio sigue madurando. Para ello, tu hijo genera surfactante, una sustancia imprescindible para que pueda respirar por sí solo tras el nacimiento. A pesar de no respirar técnicamente dentro de tu vientre, el bebé está practicando ya los movimientos del diafragma. ¡Tiene mucho que aprender antes del parto!

¿Sabes qué más está empezando a hacer? Su cerebro ya se ha desarrollado lo suficiente como para que tu hijo pueda controlar sus impulsos y, por eso, comienza a abrir y cerrar sus manos intentando coger algo… puede ser su pie, su otra mano o, incluso, el cordón umbilical. ¡Es tiempo de jugar!

Veo, veo… ¿Qué ves? Una cosita, ¿y qué cosita es? Pues que tu peque abre y cierra sus ojos. Si bien su desarrollo aún no se ha completado, y lo hará tras el parto, ya es capaz de percibir luces y sombras. Pero… ¡en el vientre no hay luces! Ah, no, pero si diriges una linterna hacia tu tripa, es posible que distinga ese cambio. ¡Pruébalo, a ver si consigues alguna reacción!

Cuando llegues al final de las 27 semanas de embarazo, tu hijo medirá ya unos 24 centímetros si se lo mide desde la cabeza hasta el culo. Esto serían más o menos unos 36 centímetros si se contasen las piernas. ¿Y el peso? Alrededor de 1 kilo, ¡aunque puede ser mayor!

semana 27 embarazo

27 semanas de embarazo: la madre

A partir de las 27 semana de embarazo, tu médico prestará cada vez más atención a tu tensión arterial. Esto se debe a que algunas mujeres desarrollan un aumento de la presión que en caso de no controlarse, podría desencadenar la preeclampsia, una condición de gravedad tanto para el pequeño como para ti.

Pero no te preocupes por esto ni empieces a investigar online. El especialista se encargará de mantener todo bajo control y de que tu hijo nazca saludable y descanse tiernamente en tus brazos.

Si la tripa se te pone dura de vez en cuando, por ejemplo cuando cambias bruscamente de posición, mantén la calma y no te asustes. Estas son las contracciones de Braxton-Hicks que preparan al útero para el parto. Son indoloras, aunque molestas, e irregulares. Si las sientes de forma regular y con dolor, consulta con tu médico al respecto.

Al cursar las 27 semanas de embarazo puede aparecer una molestia que se conoce como dolor del ligamento redondo. El mismo se produce por el estiramiento de tu organismo para albergar a tu hijo, quien necesita cada vez más espacio. Se suele sentir de forma similar a los calambres menstruales, algunas veces incluso con cierta presión en la pelvis. Si el dolor es muy intenso y persistente, lo mejor es consultar con el médico para corroborar que todo marche sobre ruedas.

Checklist semana 27

  1. Si el médico lo ha indicado, lleva a cabo la prueba de la sobrecarga de glucosa.
  2. ¿Tienes calambres? Incorpora alimentos con potasio a tu dieta y cuando aparezca el calambre, estira la pierna suavemente. Para ello, estira los dedos hacia ti. 
  3. Es momento de comenzar a organizar primeras semanas de tu hijo en casa.  Tú no estarás para mucho trote, así que probablemente necesites ayuda.
  4. Hidrata bien tu piel, al menos dos veces al día. Los estiramientos pueden generar la aparición de las estrías. Por supuesto, esto no es grave, sino simplemente una marca para recordar siempre que has sido madre, pero puedes minimizar su aparición con una buena hidratación.
  5. Si estás embarazada durante el verano, recuerda beber abundante agua, más de la habitual porque necesitas líquidos para ti y tu hijo.
  6. La protección solar es importante siempre, y más durante el embarazo, ya que los rayos solares en combinación con las hormonas pueden producir manchas. Opta por un protector UPS50+. 
  7. A partir de esta semana, puede ser un buen momento para realizar la ecografía 3D o 4D si así lo deseas. ¡Podrás ver un poco mejor la cara de tu bebé!

Disfruta tu embarazo, ¡las semanas pasan volando!

Tu lista universal con lo mejor de cada tienda
Crear mi lista