Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

¿Hamaca, columpio o balancín para mi bebé?

Por lo general, las madres experimentadas suelen recomendar incluir una hamaca, un balancín o un columpio en la lista de nacimiento pero ¿por qué?

Lo cierto es que estos objetos, si bien no son esenciales, son sumamente prácticos para el día a día, sobre todo si tu idea es tener a tu hijo a la vista mientras trabajas, limpias, cocinas o realizas cualquier otra actividad.

¿Qué son las hamacas, los balancines y los columpios?

Estos objetos, aunque sean diferentes variaciones, cumplen todos la misma función.

Básicamente, se trata de una silla especialmente diseñada para que el bebé se entretenga de manera segura. Esta sillita se balancea de manera leve y suele ofrecer diferentes posiciones: totalmente recostado, semi recostado o sentado.

Además, habitualmente tiene un arco de juegos o juguetes incorporados para la diversión de tu pequeño. Por otra parte, algunos balancines incorporan, también, música e, incluso, vibración.

Los columpios constan de una silla sostenida por dos sostenes a los lados o un pie central y se mece, habitualmente, hacia adelante y hacia atrás como los columpios de toda la vida, además muchos incluyen la función automática; mientras que los balancines y las hamacas suelen contar con unos sostenes a los lados o en la parte inferior que permiten un balanceo sutil, pero hacia arriba y abajo.

hamaca babybjörn
botón

¿Por qué necesitas una hamaca/balancín/columpio?

La respuesta es muy sencilla: podrás tener a tu hijo siempre contigo, ubicado de manera segura en una posición cómoda para él. Tu bebé podrá contemplarte mientras realizas tus tareas y tú tendrás la tranquilidad de tenerle a la vista.

Lo mejor de los balancines/columpios/hamacas es que puedes trasladarlos fácilmente de una punta a otra de la casa. De hecho, algunos incluyen asas para facilitar el transporte, incluso con el niño ubicado en él. Por supuesto, estas hamacas cuentan con cinturones de seguridad para asegurar la protección del peque.

A nivel de entretenimiento, estos productos incluyen toda clase de juguetes, de colores llamativos, con o sin sonido, que fomentan el interés del niño por su entorno. Se trata de un ambiente seguro en el cual el pequeño puede explorar sus manos y sus sentidos (del gusto, por ejemplo, al chupar los juguetes, y del tacto, al jugar con ellos).

Por otra parte, al contar con una posición de reclinado pueden ser una buena opción para que tu bebé duerma la siesta. En mi caso particular, mi primer hijo era bastante vomitón (perdón, pero es cierto) y dormía mejor la siesta en su balancín que en la cuna, ya que no se despertaba si echaba un poco de leche.

5 ventajas del balancín, el columpio o la hamaca para el bebé… ¡y toda la familia!

Veamos juntos y de manera sucinta las principales ventajas de comprar un columpio para el bebé:

  • Brinda entretenimiento seguro al bebé desde el nacimiento hasta los 8/9 meses. Algunos modelos pueden, incluso, transformarse en asientos y alargar, así, su vida útil.
  • Es fácilmente trasladable.
  • El bebé puede hacer allí sus siestas.
  • Es una buena opción para que el bebé esté seguro y entretenido mientras los padres realizan alguna actividad, incluso puede llevarse al bebé al baño en su balancín mientras mamá o papá toma una ducha.
  • Fomenta el interés del niño por su entorno a través de los colores, los sonidos y el tacto.

Tipos de balancines/hamacas/columpios

A la hora de comprar este producto, es importante que consideres para qué lo deseas y cuánto tiempo quieres que te dure.

El primer modelo del que te hablaremos es el balancín-cuna. Este ofrece solamente la posibilidad de acostar al bebé y está pensado específicamente para ayudarle a relajarse. Es un producto de corta vida útil y, por lo tanto, no lo recomendamos.

El segundo modelo permite tanto recostar como sentar al pequeño. Dentro de este modelo, hay una categoría particular que engloba a aquellas hamacas que tienen forma de animal, otra para las hamacas sin arco de juegos y otro para aquellas que sí lo tienen.

El tercer grupo hace referencia a los columpios que cuentan con un sistema de oscilación. Algunos de ellos tienen un sistema automático que es posible regular, es decir que balancean al niño durante un periodo de tiempo.

Analicemos algunas opciones para que conozcas las variedades existentes. Algunos modelos son simples y de líneas modernas, como la Hamaca BabyBjörn Bliss 3D, y no incluyen arco de juegos sino que, sencillamente, sirven para el descanso del bebé.

Columpio Asalvo
botón

Otros, como el columpio Asalvo, se configuran justamente como un columpio para bebés; es decir que cuentan con una silla que se balancea entre los soportes, mientras que otros como este modelo de Hauck incluyen un arco de juegos y varias posiciones para el pequeño.

Hamaca Hauck
botón

Si te gusta el estilo chill out, SoBuy creo una especie de hamaca paraguaya para bebés que actúa como mecedora. No obstante, no hemos visto que cuente con cinturón así que averigua antes de comprar.

¿Cómo elegir una hamaca, un balancín o un columpio?

La elección de un columpio es bastante más sencilla que la decisión de compra de objetos más complejo como por ejemplo un carriro. No obstante, esto no significa que no puedan surgir dudas porque, para variar, ¡hay muchísimos modelos diferentes en el mercado!

El primer punto a tener en cuenta es la seguridad; al fin y al cabo, lo comprarás para que tu hijo tenga un sitio confortable y seguro para entretenerse y relajarse.

Por este motivo, presta atención a los materiales que se han utilizado en la elaboración del balancín. Verifica que sean aptos para bebés y que no contengan sustancias tóxicas. Recuerda que los pequeños se lo meten todo en sus boquitas. También, asegúrate de que no tiene piezas pequeñas que puedan desprenderse y ser inhaladas o ingeridas por el bebé.

Asimismo, comprueba que el material sea fácil de limpiar. Un material de difícil limpieza puede convertirse en un criadero de gérmenes. El plástico es súper sencillo de limpiar; no obstante, si puedes optar por los tejidos de algodón, ya que son más respetuosos con la piel del bebé al permitir su transpiración. Eso sí, confirma que el tejido pueda retirarse y lavarse, preferentemente en lavadora.

Otro punto de vital importancia es corroborar la resistencia del columpio. El mismo debe tener una base de apoyo robusta y antideslizante. Y si tienes asas para facilitar el transporte, presta atención a que sean fuertes para evitar accidentes.

Finalmente, en cuanto al diseño, ¡escoge el que más te guste! Algunos modelos pueden, incluso, plegarse para almacenarse fácilmente bajo la cama o al costado del sofá, como este de Fischer Price.

Columpio/Hamaca Fisher Price Baby Gear
botón

No lo dudes y suma una hamaca, un balancín o un columpio a tu lista de nacimiento. Verás que lo usarás muchísimo, al menos hasta los seis meses del bebé o, incluso, hasta los 9 meses, siempre dependiendo de su tamaño y de su movilidad (ya que los niños que gatean, difícilmente disfrutan de estarse quietos en una silla).

Se acerca ese día tan esperado...
¿Ya lo tienes todo a punto?

Empieza tu lista