Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

La guía básica del biberón

bebé que mira a su mamá mientras se toma el bibe

Elegir un biberón es mucho más complejo de lo que puedes pensar. De hecho, solo con mirar la amplia oferta existente es posible que te pongas nervioso. Por eso, los papás de HelloBB hemos preparado una guía básica del biberón que te permitirá escoger el que tu bebé necesita.

¿Tetina de látex o de silicona? ¿Biberón pequeño o grande? ¿Mejor vidrio, silicona o plástico? Las preguntas son múltiples y pueden sonar a chino cuando nos adentramos en el mundo de la maternidad. Pero quédate tranquila: con nuestra guía, todo quedará mucho más claro.

¿Necesitas un biberón?

Esta es la primera pregunta que toda familia debe plantearse.

Obviamente, te convendrá incluir biberones en tu lista de nacimiento si piensas optar por la alimentación con leche de fórmula. De cualquier manera, en este caso incluye un par de biberones de diferentes materiales para probar y ver cuál es el que mejor se adapta a tu bebé y tus necesidades. Ya comprarás más después de que el bebé nazca y según sus preferencias.

Si, en cambio, optas por la lactancia materna, no necesitarás un biberón hasta que vuelvas a trabajar… o en el caso de que desees que los abuelos o alguna otra persona puede alimentarle con tu leche cuando tú no estás.

En conclusión, cada familia es un mundo y la decisión sobre comprar o no biberones es muy personal y depende de las propias necesidades y deseos.

¿Cuántos biberones comprar?

Supongamos que has tomado la decisión y piensas comprar biberones, ahora viene la pregunta del Euromillón: ¿cuántos son necesarios?

En líneas generales, los expertos recomiendan tener al menos seis biberones en el caso de alimentar al pequeño exclusivamente con fórmula para poder ir lavándolos con comodidad. De hecho, algunas familias llegan a tener el doble de ese número.

Si, por el contrario, piensas utilizar el biberón de cuando en cuando, con tres o cuatro tendrías más que suficiente.

Materiales de los biberones

Existen tres materiales: el vidrio, el plástico y la silicona. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, como todo en la vida. Veámoslo:

Biberones de vidrio

Son los más clásicos de todos. De hecho, fueron los primeros en inventarse. A pesar de ello, continúan siendo funcionales y muy prácticos y, por ende, las grandes marcas han presentado nuevos diseños en vidrio en los últimos años.

Pueden ser la mejor opción durante los primeros meses del bebé, ya que son muy sencillos de esterilizar y pueden, incluso, lavarse en el lavavajillas. Por otra parte, pueden calentarse en microondas, y no absorben ni olores ni colores; así que lucirán siempre como nuevos.

Si bien están hechos de vidrio ultraresistente, a medida que el pequeño crece y comienza a coger los objetos, puede ser necesario necesario pasar a un material irrompible por cuestiones de seguridad.

biberón philips avent
botón

Biberones de plástico

Estos están elaborados con polipropileno. Son, sin dudas, los más habituales y económicos, además de súper livianos. No obstante, algunos pediatras recomiendan evitar su uso durante los primeros meses de vida del bebé debido a la posible presencia de BPA (bisfenol A) (1).

Por supuesto, puedes corroborar la etiqueta del biberón para asegurarte de que el mismo no contenga este químico, así como tampoco PVD ni PC. De cualquier manera, no deberías congelar ni calentar en microondas estos biberones.

Biberones de silicona

Los biberones más innovadores del mercado son los de silicona, un material flexible y suave que está libre de los químicos mencionados anteriormente (PVC, BPA y PC). Ten en cuenta que sus precios suelen ser superiores a los de otras variedades. Además, aún existen dudas sobre la seguridad de calentar estos biberones en el microondas.

Escoger la tetina correcta

Al hablar de la tetina, hay tres grandes factores que debes tomar en consideración: el material, la forma y el flujo.

El material de la tetina

Básicamente, los materiales son el látex y la silicona. Las primeras son más suaves y flexibles, y suelen adaptarse bien a la pequeña boca de los recién nacidos. Sin embargo, sus ventajas la hacen más delicada y es fácil que se deteriore. Frente a cualquier señal de deterioro, es necesario cambiarla cuanto antes.

Las tetinas de silicona, por su parte, son más firmes y duras. Por este motivo, a veces le cuesta un poco más succionar al bebé. ¿La gran ventaja? Su durabilidad.

La forma de la tetina

Ahora bien, también debes prestar atención a la forma. Las tetinas anatómicas buscan reproducir la forma del pezón materno y son las más recomendadas para la lactancia mixta, mientras que las tetinas fisiológicas son simétricas y planas, y la redonda brinda un buen flujo de leche.

Algunos modelos, como los de Suavinex con flujo adaptable, tienen una válvula anticólicos que minimiza la cantidad de aire que el bebé ingiere cuando toma el biberón. ¡Pueden ser muy prácticos!

biberón suavinex
botón

Un último consejo: presta atención a la etiqueta del biberón; allí, te indican el flujo de leche. Los bebés más pequeños necesitan un flujo de leche más lento para no atragantarse, mientras que los mayores se impacientan si el flujo es escaso.

El flujo de la tetina

Durante los primeros meses de vida, opta por una tetina de flujo lento (menor cantidad de agujeros y de menor tamaño), aumenta a un flujo medio sobre los tres meses y cambia, finalmente, a flujo alto cuando inicies la alimentación complementaria alrededor de los seis meses del bebé.

Entonces, ¿cómo elegir? Lo ideal es probar diferentes variedades dentro de las recomendadas para la edad de tu hijo y ver cuál resulta más cómoda para el bebé porque, como no nos cansamos de decirte, cada pequeño es diferente. Una opción es comprar un kit como el Closer to nature de Tommee Tippee.

pack biberones tomee tipee
botón

El tamaño del biberón

Quizá sea esta la parte más sencilla de la elección, o al menos la más relacionada con el sentido común. Un recién nacido necesita una botella más pequeña que un niño de 5 meses y uno de esa edad, una más pequeña que uno de 1 año, ¿verdad? Bebé pequeño, biberón pequeño. Bebé grande, biberón grande.

Como regla general, puedes considerar que durante los primeros meses tu hijo beberá un biberón de 90 a 120 ml entre 8 y 10 veces por día. Esto varía de un pequeño a otro, porque hay niños más tragones.

A medida que tu bebé crezca, será necesario adaptar el tamaño del biberón al tamaño de su hambre. Entre los dos y los seis meses, un biberón de 120 a 180 ml puede ser más adecuado y, después de los seis meses, opta por uno de 180 a 240 ml.

La forma del biberón

Finalmente, también en este punto varía la forma. ¿Sabías que existen biberones triangulares y cuadrados? Sí, son muy fashion y tienen buena estabilidad. Más allá de eso, ¡funcionan igual que los cilíndricos de toda la vida! Elige el que más te guste.

Además, encontrarás también los biberones antirreflujo y anticatólicos que tienen una forma curva que permite minimizar la cantidad de aire que el bebé ingiere.

Esta guía básica del biberón te servirá para escoger los que más se adapten a las necesidades de tu bebé. No obstante, ten en cuenta que será tu hijo quien marque el ritmo e indique cuándo hay que pasar de un biberón o de una tetina a otra. Los bebés más tragones suelen requerir una tetina de flujo rápido antes de que los bebés tranquilos.

Se acerca ese día tan esperado...
¿Ya lo tienes todo a punto?

Empieza tu lista