Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

La guía esencial para escoger una silla de coche para tu recién nacido

Escoger una silla de coche es otro de los grandes pasos a llevar a cabo antes de la llegada del bebé… y también uno de los más difíciles.

Como siempre, en el mercado existen un sinfín de opciones. Sin embargo, en el caso de la elección de la silla hay un factor clave: la seguridad. Analicemos, a continuación, qué debes tener en cuenta y qué debes saber para elegir la mejor silla para tu bebé.

Importante: en este artículo nos centraremos en los modelos de sillas de coche para recién nacidos.

Terminología

Si te fijas, la gente se refiere a las sillas de coche para bebés recién nacidos de formas muy diversas, cosa que crea un poco de confusión.

Es habitual llamarlas grupo 0; huevito, por su forma; portabebés, por su uso; o incluso maxi cosi, que es una marca comercial popular. Todas las denominaciones hacen referencia a una silla para sentar a tu bebé en el coche (aunque a veces esta silla puede servir también en tu cochecito).

La homologación: normativas vigentes

Empecemos con lo básico. La homologación son las normas que te permitirán asegurarte de que la silla de coche que elijas sea segura.

Actualmente, conviven dos homologaciones, situación que puede llegar a crear bastante confusión.

La primera es la normativa ECE-R44/ 04 que clasifica las sillas según el peso del bebé. Así, un grupo 0 serviría desde el nacimiento hasta los 9 o 10 kilos, aproximadamente hasta los 12 meses; mientras que el grupo 0+ abarcaría del nacimiento hasta los 13 kilos, es decir, los 18 meses.

Por su parte, la segunda normativa vigente es la ECE-R129 o i-Size. La misma clasifica las sillas según la altura del bebé: el grupo 0 va desde los 40 hasta los 75 cm aproximadamente según la marca (alrededor de los 12 meses) y el 0+ desde los 40 hasta los 85 cm aproximadamente según la marca (alrededor de los 18 meses).

Antes de comprar tu silla de coche, asegúrate de que está homologada para alguna de las dos normativas actualmente vigentes.

¿A qué debo prestarle atención?

Básicamente, debes prestar especial atención a tres cosas: la homologación (es decir, si está aprobada por las autoridades y, por ende, se considera segura), la comodidad del bebé y la facilidad de uso.

En el caso particular de las sillas de coche para bebés desde su nacimiento hay algunos factores para la decisión que están fijados.

Uno de ellos es en qué sentido de la marcha deseas instalarla, ya que este tipo de sillas se usa siempre a contramarcha.

No obstante, es cierto que puedes plantearte comprar una silla únicamente del grupo 0+ o una una convertible que se adapte según el crecimiento del bebé. Debido a que los bebés recién nacidos son muy frágiles, recomendamos optar por una silla adaptada únicamente para esta edad: un grupo 0 (del nacimiento hasta los 9/10 kilos o 40-75 cm) o grupo 0+ (del nacimiento hasta los 13 kilos de peso o 40-85 cm).

bebé tumbado

¿Debo elegir una silla grupo 0/0+ o mejor una convertible?

Por supuesto, esta es tu elección. Sin embargo, en el caso de los bebés recién nacidos, como ya hemos mencionado, se recomienda escoger una silla de coche adaptada para su nivel de fragilidad y, para ello, no hay mejor opción que una plenamente adaptada a su morfología. Esto sería un grupo 0 o 0+.

¿Por qué? Principalmente, por su diseño. El formato redondeado del portabebés está preparado para que la silla absorba el impacto en caso de choque y proteja al pequeño de manera más envolvente. Por otra parte, su curvatura le ofrece al bebé una mayor comodidad.

Tipos de anclaje

Una de las primeras preguntas que debes hacerte es el tipo de anclaje que deseas para tu silla de coche; esto dependerá de las posibilidades que te ofrezca tu vehículo.

  • Isofix: se trata de un anclaje al chasis del coche, es decir que fija la silla al vehículo, brindando gran seguridad. Los grupos 0 que lo incluyen tienen una base que permite esta fijación. És fácil y seguro. ¿La pega? Si tu coche es muy viejo, es posible que no cuente con las sujeciones necesarias.
  • Cinturón de seguridad: es la opción más tradicional. Si bien brinda la misma seguridad que el isofix, se debe tener particular cuidado en que la instalación sea correcta (hay mayores posibilidades de errores humanos; no obstante, si prestas atención, lo harás bien).
  • Pata de apoyo: muchas sillas son isofix incluyen una pata de apoyo que permite mayor estabilidad en caso de choque.

¿Es mejor una silla de coche con base o con anclaje con cinturón de seguridad?

Como te comentamos en el punto anterior, la seguridad de la silla depende principal y fundamentalmente de su correcta instalación.

Las bases permiten una fácil colocación de la silla y mucho más rápida que la colocación de los cinturones de seguridad. Este es un punto a tener en cuenta si piensas retirar al bebé sin moverlo del «huevito» para entrarlo a tu casa o para subirlo al cochecito (en el caso de optar por un cochecito con travel system).

Por otra parte, algunas bases pueden permitir un giro de 360º que facilita sentar al bebé en ella, algo que no sucede con los grupos 0 que usan la fijación con cinturones de seguridad. No obstante, esto se relaciona con tu comodidad.

Optes por la silla de coche que optes debes seguir al pie de la letra las indicaciones de instalación del fabricante y corroborar dos veces cada agarre antes de partir.

¿Cómo elegir la silla portabebés más segura?

Una vez sepas qué anclaje es apto para tu coche, llega el momento de prestar atención a lo siguiente:

  1. El reclinado adecuado permite que el bebé mantenga una buena postura no solo para su comodidad sino, y principalmente, como medio de seguridad ante un accidente. La postura perfecta implica una espalda bien apoyada y una cabeza bien sostenida. Si la cabeza del bebé cae hacia adelante por falta de reclinado, aumenta el riesgo de asfixia.
  2. El acolchado de la silla debe proteger al bebé frente a choques laterales, frontales y posteriores. Es importante que el mismo rodee su cabeza y su cuerpo de manera adecuada.
  3. Arnés de cinco puntos: el cinturón del bebé debe cogerle los hombros, la cintura y la entrepierna. Asegúrate de que el mismo tiene una protección acolchada para evitar daños en su piel.
  4. Regulación sencilla del arnés: la silla de coche se utiliza durante varios meses, por lo tanto es importante que su tamaño sea fácilmente regulable.
  5. Regulación del cabezal: lo mismo sucede con el cabezal; el bebé debe ir siempre cómodo, bien amarrado y seguro.

¿Es mejor comprar un cochecito travel system o una silla de coche por sí sola?

La opción más habitual es optar por un cochecito de bebé trío, es decir que incluya silla, capazo y silla de coche. No obstante, es importante prestar especial atención a la seguridad de esta última.

En algunos casos, estos grupo 0 no tienen la profundidad necesaria para asegurar la seguridad del bebé, aún cuando tienen la homologación. ¿El mejor consejo? Prueba la silla de coche antes de comprar el cochecito. Aún cuando lo compres online, acércate a una tienda, ve el cochecito en persona y no dudes en probar la silla. Presta especial atención a lo mencionado: anclaje, reclinado, acolchado, homologación, facilidad de la instalación.

¿Me conviene comprar una silla de coche con la homologación tradicional o i-Size?

Si bien ambas están en vigor, lo ideal es optar por la homologación nueva i-Size que clasifica sus sillas según la altura del pequeño. Las sillas de la normativa ECE-R-129R se instalan siempre en sentido contrario a la marcha hasta que el niños tenga al menos 15 meses. Por supuesto, es posible comprar sillas a contramarcha hasta los 4 años.

¿Por qué es importante esto? Diferentes estudios han demostrado que las sillas a contramarcha son más seguras que las que miran a favor de la marcha, sobre todo en el caso de los niños menores de 4 años cuyos cuerpos están en pleno desarrollo.

Otra ventaja de las i-Size es que incluyen protección de impacto lateral  y que se utilizan, sí o sí, con sistema isofix. El beneficio de esto es que se reducen los posibles errores de montaje al fijar al silla al coche con el cinturón de seguridad.

Nota: consulta la información de compatibilidad de la silla de coche con tu vehículo antes de comprarla.

¿Por qué no comprar una silla de coche de segunda mano?

Quizá te hayas planteado ahorrar un poco de dinero comprando esa silla de coche que luce como nueva y que vale la mitad de precio (o menos). Pues bien: no es una buena idea. ¿Sabías que las sillas de coche que han sufrido algún accidente, por mínimo que este sea, no protegen de la misma manera de una silla nueva?

De hecho, tras un accidente es necesario cambiar las sillas de retención infantil por unas nuevas. Por este motivo, no te la juegues y compra una silla de coche nueva. Si para ti es importante ahorrar, puedes conseguirlo en objetos que no ponen en juego la seguridad de tu bebé.

¿Cuándo hay que comprar una silla nueva?

Esto dependerá de la silla que hayas adquirido, pero básicamente debes respetar el paso máximo o la altura máxima determinada por el fabricante.

En pocas palabras, deberás cambiar el «huevito» por una silla de coche grupo 1 cuando:

  • El bebé supere el peso máximo o la altura máxima establecida por la silla
  • La cabeza sobresalga por el borde superior de la silla.

Recuerda que la principal función de la silla de coche es proteger la vida de tu bebé en caso de choque; por lo tanto, es fundamental que prestes especial atención al momento adecuado de cambiarlo de talla de silla.

La seguridad es siempre lo primero. Sin duda, la elección de la silla de coche es una de las más complejas así que no la dejes para el último momento, recuerda además que la necesitas para llevar a tu hijo a casa desde el hospital.

Se acerca ese día tan esperado...
¿Ya lo tienes todo a punto?

Empieza tu lista