Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

Tercer trimestre de embarazo: lo que debes saber

Estás en la recta final. Poco más de tres meses y tendrás a tu pequeñ@ en brazos. Sin lugar a dudas, el tercer trimestre del embarazo es sumamente especial e irrepetible.

Esta etapa se caracteriza por la emoción y los nervios, una combinación que te acompañará hasta que tengas a tu bebé contigo. No dudes en aprovechar cada uno de estos días y guarda tus recuerdos como tesoros. ¡Es una época hermosa de tu vida!

¿Quieres saber qué te espera durante el tercer trimestre del embarazo? 

Semanas que incluye el tercer trimestre del embarazo

Las semanas y los meses del embarazo es un tema que suele generar confusiones porque ¿a quién le entra en la cabeza que 40 semanas sean 9 meses? Lo cierto es que la gestación dura un poco más de 9 meses, de ahí los quebraderos de cabeza.

El tercer y último trimestre comienza la semana 28 y finaliza entre la semana 40 y la 42. ¿Cómo es esto? Habitualmente, se dice que el embarazo dura 40 semanas; no obstante, algunas mujeres viven gestaciones de 42 semanas. Por este motivo, el tercer trimestre puede llegar hasta la semana 42 o, si lo prefieres, hasta el parto.

El bebé durante el tercer trimestre del embarazo

El último trimestre de la gestación marca, principalmente, el crecimiento en altura y peso del bebé, además del desarrollo de algunas funciones vitales. No obstante, la mayor parte de los grandes desarrollos corporales ya se han producido en meses anteriores.

Al inicio del séptimo mes de embarazo, tu hijo pesa aproximadamente 1 kilo y mide entre 32 y 34 centímetros de la coronilla a los pies. En ese momento, aún tiene suficiente espacio en tu vientre para jugar, girar, mover brazos y pies, y pasárselo en grande. Con el correr de las semanas, aumentará de tamaño y peso, y el espacio comenzará a estrecharse.

Si pudieses ver a tu hijo, te llamaría la atención descubrir que poco a poco las arrugas que surcaban su piel van desapareciendo. Esto se debe a la acumulación de grasa subcutánea. Igualmente, aún le falta bastante para ser el bebé con el que sueñas.

A lo largo de los primeros seis meses, el bebé ha ido desarrollando sus sentidos. Es capaz de deglutir líquido amniótico y sentir sabores, escuchar ruidos e, incluso, reconocer tu voz… En el tercer trimestre, pasa algo sorprendente relacionado con el sentido menos desarrollado hasta el momento: la vista. Tu hijo abrirá por fin los ojos y, por eso, si apuntas una linterna a tu tripa es posible que consigas alguna reacción de su parte.

Otro dato curioso es que se cree que a partir del séptimo mes, el pequeño comienza a desarrollar la capacidad de soñar. ¿Con qué soñará tu hijit@? 

Dos de los grandes avances del tercer trimestre del embarazo se relacionan con el desarrollo de los pulmones y del sistema inmunológico. Si bien a principios del séptimo mes la médula ósea ya produce glóbulos blancos, no será hasta el noveno mes cuando se pueda hablar de un sistema de defensas instaurado. Recuerda que tú le pasas anticuerpos a tu hijo a través de la placenta y el cordón umbilical.

embarazada de tres meses

En cuanto a los pulmones, el sistema bronquial completa su desarrollo hacia finales del séptimo mes o, incluso, a comienzos del octavo. Por este motivo, los bebés que nacen en esta etapa necesitan apoyo médico. 

A lo largo del octavo mes, el bebé genera surfactante pulmonar, una sustancia que garantiza que los alveolos no se peguen y, por ende, es vital para la respiración. Cumplida la semana 36, se considera que el bebé es viable y, por lo tanto, capaz de respirar por sí mismo o con poca asistencia médica.

A nivel cerebral, se continúan desarrollando las neuronas que durarán toda la vida de tu pequeño. ¿Y qué pasa con los genitales? En el caso de las niñas, estos ya están completos, mientras que en los varones los testículos se mueven hacia el escroto.

En cuanto a su desarrollo externo, el bebé tiene pestañas, cejas y ¡cabello! Por supuesto, algunos niños tienen más que otros, pero eso lo descubrirás tras el nacimiento. Ya luce como el bebé que has soñado. Sin embargo, debes tomar en consideración que su cráneo es suave ya que las fontanales le permiten pasar sin problemas por el canal de parto. Estas se osificarán con el correr de los meses.

Hacia finales del tercer trimestre, la mayoría de los bebés adoptan la posición boca-abajo, aunque algunos no se dan la vuelta, y encajan la cabeza en la pelvis de su mamá. Tu médico analizará si es posible que se gire o si puede realizar alguna práctica para ayudarle. 

Sobre la semana 40, se calcula que un bebé promedio mide alrededor de 50 centímetros y pesa 3,5 kilos. Como puedes imaginarte, tu hijo ya no tendrá espacio para moverse y, por eso, cada uno de sus movimientos se sentirá muy fuerte y brusco.

La mamá durante el tercer trimestre del embarazo

¿Te acuerdas del segundo trimestre? Tenías tripita, pero no tanta. Te sentías bien, repleta de energía. ¿Y te acuerdas del inicio de la gestación? Estabas cansada, tenías ciertos malestares…

Pues bien, el tercer trimestre del embarazo es para la mamá una mezcla de los dos trimestres anteriores. El cansancio hace reaparición, al igual que algunas leves molestias, aunque esto se produce, más que nada, durante el último mes.

Dificultad para respirar

El crecimiento del bebé es tal que tu tripa parece un globo. El útero se extiende hacia arriba para hacerle lugar a tu pequeño y, por lo tanto, comprime otros órganos. Entre ellos: los pulmones. La dificultad para respirar o esa sensación de que te falta el aire es muy habitual durante el tercer trimestre del embarazo, especialmente a partir de la semana 35.

Contracciones de Braxton-Hicks

Las contracciones de Braxton-Hicks, o de falso parto, se hacen cada vez más comunes a medida que se acerca el momento del nacimiento. Poco a poco, van preparando tu cuerpo para dar a luz. Se sienten como un endurecimiento de un parte de tu tripa (o de todo el vientre) y si bien no duelen, sí son molestas. Habitualmente, se producen al cambiar de posición o realizar un movimiento brusco.

Retención de líquidos

Imagina tu organismo: tienes un bebé en tu vientre, un pequeño que has creado casi de la nada. Tu cuerpo trabaja a destajo día y noche para abasteceros a los dos y, por eso, algunos procesos pueden verse afectados. Entre ellos, es posible que durante los últimos meses de la gestación notes que se inflaman tus tobillos. La retención de líquidos es muy habitual. Consulta con tu médico en caso de que notes que se hincha también tu cara o tus manos.

Dolores de espalda

El centro de la gravedad de tu cuerpo se ha desplazado y, encima, tus huesos cargan con más peso del habitual. Esto repercute sin dudas en tu espalda. Los problemas de ciática son cada vez más comunes a medida que se acerca el parto. Intenta descansar cuanto te sea necesario.

Piernas cansadas

¿Cuántos kilos has aumentado? Piensa que tus piernas cargan con este peso extra cada día y, por ende, es cada vez más frecuente la sensación de piernas cansadas. Los masajes y los geles fríos pueden ayudar a combatirlas.

Micción frecuente

El útero se desplaza hacia arriba, pero también comprime los órganos que ya han sido desplazados hacia los lados. Los riñones se ven aprisionados y retienen menos líquidos, haciendo que debas ir al baño a cada rato.

Estreñimiento

Los movimientos intestinales se vuelven cada vez más perezosos y, así, es normal que el estreñimiento se haga presente. Intenta beber mucha agua y comer suficiente fibra.

Hemorroides

La combinación del estreñimiento y la ingesta de hierro puede hacer que las temidas hemorroides hagan acto de presencia. Si sientes dolor al defecar o notar la presencia de sangre en el papel higiénico, consulta con tu médico para obtener medicación adecuada para el tratamiento de las hemorroides.

Sueños vívidos

Muchas mujeres experimentan sueños muy vívidos durante el tercer trimestre del embarazo. No existen explicaciones al respecto aunque, como siempre, se cree que estaría relacionado con las hormonas.

Aumento del apetito

Sí, es posible que sientas aún más hambre que antes. Esto se debe a que tu bebé se prepara para nacer y, para eso, debe acumular aún más energía y grasa subcutánea. 

Acidez

Lamentablemente, comer un gran plato de comida puede ser contraproducente, ya que al estar los órganos del sistema digestivo comprimidos, es fácil que los ácidos suban del estómago al esófago generando acidez. Por eso, se recomienda realizar comidas frugales y seguidas.

Aumento de peso

¿Más aún? Sí, durante el tercer trimestre del embarazo aumentarás bastante de peso. De hecho, durante el último mes se calcula que las embarazas aumentan unos 500 gramos por semana.

Secreciones de los pechos

El tercer trimestre del embarazo es la preparación de tu cuerpo para recibir al bebé. Entre los preparativos, tus senos comienzan a generar calostro y es posible que lo secretes hacia finales del embarazo.

Tensión arterial baja

Algunas mujeres tienen la presión arterial baja hacia finales del embarazo, ya que cada vez es más difícil el retorno sanguíneo al corazón.

mamá con bebé de pocas semanas

Dolores de encajamiento

Si bien algunas mujeres ni se enteran, muchas experimentan un ligero tirón en la zona de la pelvis que indica que el bebé está ubicando su cabeza allí, preparándose para nacer.

Expulsión del tapón mucoso

Cuando se acerca el momento de parto, se desprende un flujo espeso que puede tener rastros de sangre: es el tapón mucoso que recubría la entrada al útero para proteger al bebé de infecciones.

El síndrome del nido

Durante las semanas anteriores al parto es normal que la futura madre esté de un lado para el otro terminando de armar todo lo necesario para la llegada del bebé. Esto se conoce como síndrome del nido.

Checklist del tercer trimestre

  1. Realiza las visitas al ginecólogo según se te indique.
  2. Hidrátate adecuadamente, tanto por dentro como por fuera.
  3. Come saludablemente y en pequeñas porciones para evitar molestias estomacales.
  4. Realiza el curso de preparación al parto.
  5. Prepara el bolso para el hospital.
  6. Organiza todo lo necesario para la llegada del bebé.
  7. Si te apetece, puedes hacer tu baby shower.
  8. ¡Toma fotografías de tu tripa semana a semana!

El tercer trimestre del embarazo puede resultar agotador debido a la gran exigencia física a la que se ve sometida la madre. Eso, sumado a los nervios, puede ser un combo explosivo. Sin embargo, piensa que ya casi estás en la meta: ¡tu hijo está por llegar!

Tu lista universal con lo mejor de cada tienda
Crear mi lista