Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

Segundo trimestre de embarazo: lo que debes saber

El segundo trimestre del embarazo suele presentarse como una bocanada de aire fresco: las molestias comienzan a desaparecer poco a poco, vuelve la energía y el bebé crece a pasos agigantados, haciendo que tú te sientas cada día más feliz al ver redondearse tu tripita.

Muchas mujeres sostienen que es la mejor época del embarazo y, por eso, aprovechan para viajar, pasear, comprar y hacer todo lo que desean antes de la llegada del bebé. ¿Quieres descubrir cómo cambia tu hijo y tu cuerpo entre el tercer y el sexto mes de la gestación?

Semanas que incluye el segundo trimestre del embarazo

Esto suele generar dolor de cabeza, ¿a qué sí? Es difícil llevar la cuenta en la mente de en qué semana estás y a qué mes corresponde, ¿verdad?

Por eso, como recordatorio, ten en mente que si bien se dice que el embarazo dura nueve meses, en realidad este dura 40 semanas; es decir un poco más de 9 meses. Estas 40 semanas se distribuyen en tres trimestres. 

Particularmente, el segundo trimestre se inicia la semana 13 y finaliza al término de la semana 27. No obstante, algunas personas más meticulosas hablan de semanas y días para indicar los inicios y fines de cada trimestre. Nosotros no lo haremos así porque queremos evitar que te compliques la vida.

mamá deportista

El bebé durante el segundo trimestre del embarazo

Al iniciar el segundo trimestre del embarazo, tu bebé es muy pequeño, pero poco a poco comenzará a aumentar tanto en centímetros como en gramos. Antes de que te des cuenta, le verás en la ecografía morfológica y te sorprenderás al descubrir su rostro, sus dedos y ¡cómo se mueve!

El segundo trimestre gira en torno a la maduración de los órganos, así como también al crecimiento general del pequeño. Muy despacio, órganos como el estómago, el hígado y el páncreas comenzarán a asumir sus funciones. Más adelante, hacia el quinto mes, el bazo producirá los glóbulos blancos apareciendo, al final, el sistema inmunológico.

Por otra parte, durante estos meses también comienza la osificación, aunque los huesos no se terminarán de formar dentro de tu vientre. Piensa que sino tu hijo no podría pasar por el canal de parto. 

Uno de los grandes cambios del cuarto mes es la aparición de la percepción sensorial. Gracias al desarrollo de los diferentes órganos, el bebé empieza a experimentar con sus sentidos. Ya es capaz de oírte y reconocerte, además de probar cogiendo el cordón umbilical y de deglutir líquido amniótico. 

Por otra parte, aparece un vello fino que cubre el cuerpo del bebé. Se trata del lanugo. Este, junto con el vérnix caseoso actuarán como protección hasta el nacimiento. De hecho, algunos bebés muestras vestigios de lanugo o de vérnix caseoso al nacer. No te preocupes porque esto desaparece con el correr de los días.

A partir del quinto mes de embarazo, notarás que tu bebé engorda con mayor constancia; o mejor dicho, un poco más que antes. El peque acumula una capa de grasa que resulta fundamental para que regule su temperatura corporal. Pero eso no es todo: al término de este mes habrá triplicado el tamaño que tenía al terminar la semana 12. ¡Qué grande está!

Seguramente a estas alturas ya sabes si vas a tener un niño o una niña, pues bien es ahora cuando se terminan de desarrollar los órganos reproductores, aunque en el caso de los niños los testículos se mantendrán en la cavidad abdominal algunos meses más. ¿Una curiosidad para las niñas? Lo óvulos ya están formados y no se producirán más. Como lees, tu hija tiene ya todos los óvulos que liberarán sus Trompas de Falopio durante su adolescencia y adultez.

Durante el último mes del segundo trimestre del embarazo, el bebé tiene ya establecido un ritmo de vigilia y sueño. Lamentablemente, por lo general no se adecúa al tuyo; es decir que es muy posible que tu hijo te despierte con sus patadas y durante el día haya momentos en el que no le sientas.

¿Quieres saber más? Sobre el sexto mes se produce un avance muy importante: el cerebro comienza a tener surcos y a desarrollar ondas cerebrales. Poco a poco, la mente de tu hijo se vuelve más y más compleja. 

Ahora, el bebé es capaz de realizar algunos movimientos de manera consciente: coge el cordón umbilical, patea cuando escucha hablar a papá, responde a tu voz… 

¿Y qué pasa con los pulmones? Recién comienzan a desarrollarse y si tu hijo naciese, necesitaría asistencia para respirar. No obstante, ten en cuenta que es posible que le sientas hipar. Sí, ya inhala y exhala (líquido amniótico) y eso puede generar una leve sacudida en tu abdomen.

Al término del segundo trimestre, tu pequeño ya parecerá un bebé como imaginas. Lo más curioso es que medirá alrededor de 34 centímetros de la cabeza a los pies y pesará cerca de 1 kilo. ¡Aún le queda mucho por crecer y engordar!

tripita de mamá

La mamá durante el segundo trimestre del embarazo

Al fin desaparecen las molestias típicas de los primeros tres meses, al menos para la mayoría de las mujeres. Algunas deberán esperar un par de semanas para poder empezar a disfrutar realmente del segundo trimestre del embarazo. Solamente un mínimo porcentaje continuará con náuseas a lo largo de toda la gestación.

¿Descubrimos cuáles son los grandes cambios del segundo trimestre?

Aumento de peso y aparición de la tripa

En el segundo trimestre se produce un aumento de peso considerable, si se compara con lo que se ha aumentado en el primer trimestre. Poco a poco, la tripa comienza a crecer y es normal que las madres se contemplen en el espejo con una gran sonrisa.

Aprovecha para tomarte cientos de fotografías durante los próximos meses para guardar los cambios de tu cuerpo semana a semana.

Crecimiento de los senos

Los pechos, por supuesto, aumentan su tamaño y se preparan para alimentar a tu hijo. Hacia fines del segundo trimestre algunas mujeres experimentan una secreción: es el calostro, la primera comida del bebé.

Además, sobre el quinto mes del embarazo las areolas se agrandan y comienzan a cambiar de color. No te preocupes: volverán a ser como antes con el tiempo.

Aparición de las estrías

El aumento de peso y el estiramiento de la piel pueden causar la aparición de estrías tanto en el estómago, como en la parte alta de los muslos, las caderas y los senos. Si bien es imposible prevenirlas al 100%, se recomienda mantener una buena hidratación diaria.

Incremento del apetito

Si durante las primeras semanas de la gestación apenas si podías probar bocado, te sorprenderá ver cómo aumenta tu apetito durante el segundo trimestre. En general, se dice que las embarazadas deben consumir alrededor de 2.200 calorías por día en esta etapa. Intenta llevar una dieta saludable para que tu hijo reciba los mejores nutrientes… y tú también.

Trastornos del equilibrio

¿Sientes que te lo llevas todo por delante? Esto es bastante habitual a medida que crece tu vientre y se desplaza el centro de gravedad de tu cuerpo. No te preocupes: ¡nos pasa a todas!

Congestión nasal

Las benditas hormonas vuelven a decir presente. En este caso, contribuyen a un nuevo aumento de la circulación sanguínea que puede repercutir en una nariz tapada. Consulta con tu médico para ver si puedes utilizar algún aerosol nasal.

Dolor de ingles

Tu bebé no para de crecer y su peso se asienta sobre los ligamentos uterinos, algo que puede generar una desagradable molestia que se siente como un pinchazo en las ingles. ¿Qué hacer? Intenta cambiar de postura regularmente y no estar demasiado tiempo de pie.

Incremento del sudor

Piénsalo: aumenta la circulación sanguínea y por tanto la temperatura corporal. ¿El resultado? Pues sudas más. No te sientas mal, porque es totalmente habitual.

Hemorroides

El incremento de sangre en tu cuerpo dificulta el retorno sanguíneo y esto puede producir, por un lado, estreñimiento y, por otro, la aparición de las temidas hemorroides. No aguantes las molestias, consulta con tu médico sobre el mejor tratamiento en tu estado.

Dolor de espalda

El aumento de peso y el cambio en el foco de gravedad de tu cuerpo pueden repercutir en tu posición y, por ende, generar dolores de espalda. Tu médico puede recomendarte masajes con un especialista en embarazadas.

Acidez

Si comienzas a experimentar acidez, algo bastante habitual hacia fines del segundo trimestre del embarazo, no lo dudes y come menos cantidad pero más veces al día.

Contracciones de Braxton-Hicks

Un día, la tripa se te endurece y tú te mueres de miedo. No es doloroso, sino solo molesto pero ¿qué puede ser? Son las contracciones de Braxton-Hicks o «contracciones falsas» que ayudan a preparar a tu cuerpo para el parto. 

Check list del segundo trimestre

  1. Lleva a cabo la ecografía morfológica.
  2. Hidrátate por dentro y por fuera. Consume al menos 2,5 litros de agua por día y utiliza una buena crema.
  3. Compra ropa premamá y olvídate de los tacones.
  4. No olvides comprar sujetadores que se adapten a la nueva forma y al nuevo tamaño de tus pechos. Es muy importante que tengas un buen sostén.
  5. Bebe poco líquido antes de ir a dormir para no tener que levantarte varias veces durante la noche.
  6. Lleva una alimentación saludable libre de cafeína, alcohol ni tabaco.

Aprovecha que te sientes bien y disfruta de tu embarazo y de tu pareja. Pasea, viaja, disfruta… Investiga sobre el crecimiento de tu pequeño y vive a pleno esta experiencia. Aún queda mucho por delante. 

Tu lista universal con lo mejor de cada tienda
Crear mi lista