Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

23 semanas de embarazo

Estás en el quinto mes de embarazo. ¿Se te ha pasado rápido el tiempo hasta ahora y no puedes creer que estás de 23 semanas de embarazo o, por el contrario, no ves la hora de tener a tu hijo en brazos?

Sea como sea, intenta disfrutar de tu embarazo. A veces las embarazadas sufrimos de ansiedad y queremos tener a nuestro hijo con nosotras y no disfrutamos del momento todo lo que deberíamos. Tómate fotografías, háblale a tu tripa, ten un baby shower… ¡Haz todo lo que te haga sonreír durante tu embarazo!

23 semanas de embarazo: el bebé

Durante las 23 semanas de embarazo, tu bebé continúa engordando aunque aún se notan arrugas en su piel debido a la falta de tejido adiposo. No te preocupes: en los próximos meses lo acumulará y cuando nazca, será un bebé hermoso y sonrosado.

De hecho, ¿sabías que durante este semana comienza a colorearse su piel? Hasta el momento, el cuerpo de tu hijo no tenía pigmentos, al igual que su cabello y sus cejas, pero a partir de ahora irá cobrando color poco a poco. 

Tu bebé se mueve cada vez más, hasta parece que no puede estarse quieto. Es posible que ya te haya pegado algún rodillazo o un codazo en las costillas. Si aún no ha sucedido, prepárate.

Como es de esperar, los huesos continúan su formación. Poco a poco, los cartílagos se van calcificando. Este es un proceso lento que inicia desde el dentro y se propaga hacia los extremos. De hecho, cuando nazca, los huesos de tu bebé seguirán siendo flexibles y terminarán de calcificarse fuera del útero. Esto es lógico si tomamos en consideración la flexibilidad que necesitará para atravesar el canal de parto llegado el momento.

Al término de las 23 semanas de embarazo, tu hijo estará midiendo más de 25 centímetros (es decir que crece cerca de un centímetro por semana), y pesará unos 450 gramos.

semana 23 embarazo

23 semanas de embarazo: la madre

A las 23 semanas de embarazo probablemente ya te hayas acostumbrado a sentir los movimientos de tu hijo en el vientre, ¿verdad? No obstante, esto no le quita emoción. Cada patada te roba una sonrisa. ¿Tu pareja ya ha podido sentirlo o llega tarde? Paciencia, ya lo logrará.

Es posible que la piel de la tripa se sienta cada vez más tirante y que esto te produzca picazón. No es nada preocupante; de hecho: es muy normal. Tu piel se estira para permitir que tu hijo crezca y este estiramiento genera el molesto picor. Ten cuidado porque este es el momento en el que pueden aparecer las estrías. Para prevenirlas usa regularmente una crema hidratante en toda tu tripa.

¿Ya tienes la línea alba? Está línea negra que cruza el abdomen puede preocupar a las madres primerizas, pero no es otra cosa que una señal del embarazo. Quédate tranquila que todo volverá a la normalidad tras el parto, al igual que el ombligo salido.

Habitualmente, la tensión sanguínea aumenta levemente en las 23 semanas, alcanzando los valores previos al embarazo. Por eso, probablemente ya no tengas más mareos.

Si notas retención de líquidos, recuerda poner las piernas en alto. Esto es muy recomendable antes de ir a dormir para evitar, además, los calambres. Y si ves sangre en el cepillo de dientes, no te preocupes: el sangrado leve es normal durante el embarazo.

Checklist semana 23

  1. Las vitaminas prenatales aseguran que tanto tú como tu hijo os encontréis en buenas condiciones físicas. ¡No te olvides de tomarlas!
  2. Lleva una dieta equilibrada, aún si tienes antojos de vez en cuando. Claro que puedes saciarlos pero asegúrate de que consumes alimentos saludables de manera habitual.
  3. El estreñimiento puede hacer aparición durante el segundo trimestre. Beber abundante agua y aumentar el consumo de fibra son dos buenas maneras de prevenirlo. ¿Qué tal cambiar el pan blanco por pan integral?
  4. Si tienes problemas para encontrar una posición cómoda para dormir, utiliza un cojín de embarazo o lactancia para acomodar tu tripa y tu pierna. Recuerda que dormir sobre el lado izquierdo mejora el retorno sanguíneo a la vena cava.
  5. Hidrata tu piel regularmente
  6. Si te despiertas muchas veces para ir al baño, reduce la cantidad de líquidos que consumes antes de acostarte.
  7. Planifica tu lista de nacimiento, prestando atención a aquellos productos (ropa o muebles) que te pueden regalar o prestar.
  8. Si tienes hijos, empieza a pensar cómo organizarás quién les cuidará el día que te pongas de parto. Aún es temprano, pero necesitarás considerar con cuidado quién se hará cargo de la tarea y tener un plan A, un B y otro C por si acaso.
Tu lista universal con lo mejor de cada tienda
Crear mi lista