Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

35 semanas de embarazo

¡Ya llevas 35 semanas de embarazo! Seguro que ya has empezado la cuenta atrás de lo que te queda hasta el parto. En estas semanas, tu bebé sigue madurando y ganando peso, pero ya no experimenta los grandes cambios de las primeras semanas. Veámos qué os pasa, a tu bebé y a ti, en esta semana.

35 semanas de embarazo: el bebé

En las 35 semanas de embarazo, los pulmones ya han terminado su desarrollo. Esto significa que se consideran lo suficientemente maduros para que el bebé respirase sin complicaciones si se produjese un parto prematuro. De cualquier modo, si el pequeño necesitase soporte de oxígeno, el mismo se administraría sin problemas y sin necesidad de corticoides.

Llegado el caso, es importante destacar que a partir de las 35 semanas de embarazo la prematuridad se considera leve, con el cual si se desencadenase el parto, se lo dejaría continuar.

En este momento, tú le estás pasando a tu hijo lo que se denomina inmunidad temporal, esta es una protección contra las enfermedades que protegerá a tu hijo hasta que reciba sus primeras vacunas. Por este motivo, suele recomendarse también la vacunación de la madre contra la tos ferina y la gripe. Así, le pasaría cierta protección al hijo en este momento.

A nivel externo, la piel de tu hijo está cada vez más lisa a medida que él continúa engordando. La grasa subcutánea le otorga ese aspecto regordete y saludable que a los padres les encanta y va formando esos michelines que componen los sueños de todas las abuelas.

Ya estás de 35 semanas de embarazo y tu hijo ya no es tan pequeño. Su altura es de aproximadamente 46 centímetros de la cabeza a los pies y su peso está sobre los 2,5 kilos.

semana 35 embarazo

35 semanas de embarazo: la madre

Si aún no has recibido la vacuna de la tos ferina y la del tétanos, es momento de ponértelas. Como ya señalamos, a partir de las 35 semanas de embarazo le pasas cierta inmunidad a tu hijo, por lo que es importante que las tengas al día. En caso de que tu parto sea en invierno, algunos médicos recomiendan poner también la vacuna de la gripe.

¿Has comenzado a notar cierta sensación de peso en la pelvis? Algunas madres lo describen como  una sensación de que el bebé “se va a caer”. Esto se produce habitualmente a partir de las 35 semanas de embarazo y se relaciona con la ubicación cabeza abajo del bebé y cómo se encaja preparándose para nacer.

Asimismo, esta presión puede generar que tengas ganas constantes de hacer pis, aún cuando al ir al baño no acabes haciendo más que un par de gotas.

Otro síntoma típico de esta altura del embarazo es el ombligo que sobresale. De un día para otro, el ombligo que antes tenías hacia adentro y que hace semanas está a la misma altura que el vientre, se asoma y parece un botón en la tripa. Tranquila, volverá a su lugar tras el parto.

A esta altura también es habitual que comiences a experimentar más seguido las contracciones de Braxton Hicks o contracciones falsas. Sentirás que el vientre se pone duro como una roca. Si bien esto puede ser incómodo, no genera dolor.

Esta semana o las próximas, tu ginecólogo llevará a cabo un cultivo vaginal. Es decir que tomará una muestra de la vagina y del ano para verificar la presencia del germen Streptococo agalactie, una bacteria que no te genera ningún inconveniente de manera normal pero que podría contaminar a tu hijo en el momento del parto. Si el análisis diese positivo, debería usarse un antibiótico durante el parto.

Checklist semana 35

  1. Intenta dormir de costado, preferentemente sobre el lado izquierdo. Recostarse boca arriba puede generar una compresión vascular de la vena cava y bajar la tensión arterial, generando mareos. Coloca una almohada o un cojín entre tus piernas para mayor comodidad al acostarte de lado.
  2. Consulta con tu médico sobre tus opciones para dar a luz, analiza si desearás anestesia o un parto natural y crea tu plan de parto.
  3. Experimentar una cierta pérdida de orina al reírse no es raro. Utiliza, por si acaso, un salvaslip o una compresa.
  4. Prepara la maleta para el hospital. No olvides el cargador del móvil, algunas galletas (y un poco de chocolate), un libro y todo lo necesario para estar cómoda durante tu estancia. Para tu hijo, lleva ropa de dos tallas, no sea cosa que sea más pequeño o más grande de lo que esperas.
  5. Compra un par de sujetadores de una o dos tallas más de las que utilizas. Los necesitarás cuando suba la leche tras el parto.

Disfruta de las 35 semanas de embarazo y del tiempo que queda por delante con tu hij@ en tu vientre. Antes de que te des cuenta estarás camino del hospital.

Tu lista universal con lo mejor de cada tienda
Crear mi lista