Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

Dormir durante el embarazo

10/11/2021

Dormir durante el embarazo puede ser una verdadera odisea, sobre todo durante los últimos meses de la gestación cuando el vientre ha crecido tanto que es difícil encontrar una posición cómoda.

A pesar de que el cansancio (extremo en algunos casos) es común en las embarazadas, los cambios que se producen en el cuerpo originan a su vez problemas para conciliar y mantener el sueño. 

El sueño durante el embarazo

Lo cierto es que el sueño varía cuando una mujer queda embaraza y, además, cambia a lo largo de la gestación. No es lo mismo el sueño durante los primeros tres meses que durante los últimos tres.

Al inicio del embarazo, los cambios hormonales afectan a la mujer llevándola a un estado de cansancio posiblemente nunca experimentado antes. Es en este momento cuando la embarazada siente que no puede mantener los ojos abiertos y puede quedarse dormida en cualquier momento y en cualquier lugar. Hacer caso al cansancio y descansar es importante: los cambios en el cuerpo son tantos que el mismo necesita reponerse y, para eso, nada mejor que dormir.

En el segundo trimestre, pueden aparecer molestias que compliquen el sueño de la embarazada, como la acidez, el estreñimiento, los gases o los calambres y, por supuesto, estas molestias continúan hasta el final del embarazo, acentuándose en muchos casos y sumándose al abultado vientre.

mujer dormida

Molestias más frecuentes al dormir durante el embarazo

Cada embarazo es un mundo. De hecho, no hay dos embarazos iguales ni siquiera cuando los experimenta la misma mujer. Por lo tanto, es imposible señalar con absoluta certeza qué problemas para dormir durante el embarazo tendrás porque algunas mujeres duermen bien; otras, más o menos o por temporadas y otras, muy mal.

En líneas generales, a continuación te contamos cuáles son los principales malestares que puedes experimentar al dormir durante el embarazo.

Dolor de espalda

Las molestias en la espalda son muy comunes durante todo el embarazo, pero principalmente durante el último trimestre. En algunas mujeres, el dolor baja a las piernas.

Acidez 

La acidez es un malestar bastante habitual que puede aparecer en cualquier momento de la gestación. No obstante, suele hacer acto de presencia especialmente durante los últimos meses.

Ronquidos

¿Roncas tan fuerte que tú misma te despiertas? Los cambios ocasionados por el aumento del flujo sanguíneo pueden generar inflamación en las fosas nasales y, por tanto, dificultades para respirar que se hacen notar como sensación de congestión y fuertes ronquidos.

Orinar

La mayor parte de las mujeres siente unas ganas incontrolables de orinar constantemente. A medida que avanza la gestación, suelen aumentar la cantidad de veces que las mujeres se despiertan por la noche para orinar.

Ansiedad

Convertirte en madre es una hermosa noticia. Sin embargo, genera muchísima ansiedad a medida que las dudas y las preguntas se agolpan en tu mente. Sin duda, esto puede repercutir en la calidad de tu sueño.

embarazada en la playa

Insomnio

El punto anterior se relaciona con este: las preocupaciones pueden dificultar que concilies el sueño o que vuelvas a dormirte si te despiertas por la noche por alguna molestia.

Calambres

Los molestos calambres son una de las causas que despierta a las embarazadas en plena noche. Volverse a dormir tras padecerlos puede ser una misión imposible.

Síndrome de las piernas inquietas

¿Sientes que tus piernas se mueven sin cesar aún cuando te concentras en dejarlas quietas? El síndrome de las piernas inquietas se nota como si tuvieses hormigas en las piernas y estas no pueden parar de moverse como efecto reflejo.

Síndrome del nido

Hacia el final del embarazo, muchas mujeres sienten un subidón de energía que las lleva a ordenar, planchar, reestructurar el hogar y hacer toda clase de actividades en un frenesí imparable que, muchas veces, se da en plena noche.

Consejos para dormir durante el embarazo

La realidad es que dormir durante el embarazo puede ser difícil, aún cuando tu cuerpo necesita ese descanso. Quizá sea una manera de prepararse para las noches en vela con los cólicos del lactante… No lo sabemos. Sin embargo, sí podemos compartir contigo algunos consejos para dormir un poco mejor durante el embarazo.

  1. Si te duele la espalda, coloca un cojín bajo tu vientre.
  2. En caso de tener retención de líquidos, pon el cojín bajo tus piernas para elevarlas.
  3. ¿Te despierta la acidez? Intenta dormir levemente incorporada para minimizar la subida del reflujo gástrico.
  4. Cuando el problema es conciliar el sueño, puedes beber una infusión de manzanilla para ayudar a relajarte.
  5. Si padeces el síndrome de las piernas inquietas, consulta con el médico para ver si puede recetarte un suplemento de ácido fólico o hierro.
  6. Duerme sobre el lado izquierdo: está comprobado que la sangre fluye mejor cuando duermes sobre el lado izquierdo, ya que se favorece el retorno de la sangre a la vena cava.
  7. Sigue una rutina de sueño. Parece que tú no, pero el cuerpo es amigo de las rutinas. Acuéstate siempre a la misma hora, incluso los fines de semana.
  8. Come hasta satisfacerte, pero no exageres. Cuando comes de más puedes sentir el estómago pesado y aumentar el riesgo de reflujo y, por lo tanto, acidez.
  9. No bebas cafeína. En primer lugar, no se recomienda durante la gestación y, en segundo, es una mala idea hacerlo antes de ir a dormir, e incluso varias horas antes de acostarte.
  10. Olvídate del móvil antes de ir a dormir. Exponerte al brillo de la pantalla puede dificultarte conciliar el sueño. ¿Y si lees mejor?
  11. Nada de consultar el móvil cuando te despiertes. El móvil se ha convertido en un apéndice de nuestras manos y esto no está bien. Si te despiertas para ir al baño, deja el móvil lejos de tu mano, si no, no podrás volver a dormirte.
  12. No comas comidas picantes, grasientas ni fritas porque estos alimentos contribuyen a la acidez.
  13. Realiza actividad física regular apta para embarazadas. El ejercicio es salud y, además, te ayudará a relajarte y cansarte.
  14. Si puedes, duerme la siesta. Verás que descansas mejor cuando no llegas tan cansada a la noche.

Dormir durante el embarazo puede ser un desafío, pero no es imposible. Intenta relajarte, enfocarte en ti y tu hijo y disfrutar de los momentos de descanso.

Tu lista universal con lo mejor de cada tienda
Crear mi lista