Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

Cómo explicar qué ropa prefieres que te regalen para tu bebé

¿Quién habría pensado que explicar qué ropa quieres en tu lista de nacimiento podría llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza? Tallas, estilos, cantidades… lo cierto es que esta parte de la planificación se hace cuesta arriba.

Al fin y al cabo, cuna solo se necesita una, o máximo dos si optas por una minicuna o moisés y luego una cuna. Pero ropa… ¡Se necesitan muchísimas prendas para el bebé! ¿Cómo puedes hacer para evitar quedarte con 50 prendas de recién nacido sin estrenar? ¿Es posible? Sí, claro que sí, acompáñanos…

El truco: la planificación y la organización

Si bien es cierto que es imposible saber exactamente cómo de grande (o pequeño) será tu hijo, las últimas ecografías dan pistas que puede servirte para determinar las tallas. Por este motivo, si bien planificar la lista de nacimiento con tiempo es ideal, los últimos objetos que deberías agregar serían las prendas de ropa.

Esto no significa que las agregues un día antes de tu baby shower, claro que no, pero sí que deberías incorporar la ropa un mes antes de parir y no cuatro. ¿Por qué? Pues sencillamente porque el médico te dirá si tu hijo está en un percentil medio, por debajo o por arriba. Si el pequeño está en un percentil bajo, sabrás que necesitarás prendas de la primera talla, mientras que si es muy grande, puedes pasar de ella.

Entonces, organízate con tiempo, pero sin exagerar. ¿Otra ventaja de esto? Si escoges la ropa del bebé con demasiado tiempo de antelación es posible que al momento de comprar ese conjunto monísimo que elegiste, el mismo no esté disponible.

En conclusión, planificar y organizarse es la manera de preparar una lista de nacimiento con todo lo necesario para tu bebé. No obstante, para ello debes tener en cuenta un montón de variables que veremos a continuación.

pila de baberos

¿Te prestan o regalan ropa?

Antes de ponerte manos a la obra y agregar ropa para bebé sin parar en tu lista, averigua si alguna amiga o familiar te puede prestar o regalar la ropa que se le ha quedado pequeña a su hijo. Esto te ayudará a ahorrar muchísimo, sobre todo porque el recién nacido cambia de talla rapidísimo y, por este motivo, las prendas suelen estar siempre como nuevas. Te lo digo por experiencia propia: mis tres hijos usaron la misma ropa de recién nacidos y cuando la utilizó el tercero, lucía como nueva.

Si tienes la suerte de recibir ropa, clasifícala: ¿qué prendas recibirás? ¿En qué condiciones están? ¿De qué talla son? Sobre esta base, podrás determinar qué te hace falta todavía… y agregar algunos conjuntos especiales para cuando tengas ganas de vestir a tu hijo como una verdadera estrella.

Las cantidades de prendas de ropa

Antes de estudiar a fondo el problema de las tallas, deberías tener en cuenta la cantidad de ropa recomendada para un bebé recién nacido. ¿Por qué? Para evitar que compres demasiado de las primeras tallas y las dejes sin uso.

Por supuesto, las prendas que necesites dependerán de la temporada en la que nazca tu pequeño. No es lo mismo comprar para el verano que para el invierno. No obstante, como durante los primeros meses el bebé debe mantenerse bien calentito, podemos hacer una plantilla básica de necesidades:

  • 5 bodies de recién nacido
  • 7 bodies de segunda talla (56 cm)
  • 2 gorritos
  • 5 pijamas o peleles de recién nacido
  • 7 pijamas o peleles de segunda talla (56 cm)
  • 3 pantalones de segunda talla (56 cm)
  • 3 camisetas de segunda talla (56 cm)
  • 5 pares de calcetines
  • 2 suéteres o chaquetas de primera talla (50 cm)
  • 2 suéteres o chaquetas de segunda talla (56 cm)
  • 2 arrullos o sacos de dormir de recién nacido
  • 2 sacos de dormir de segunda talla (hasta 80 cm)
  • 1 par de manoplas, si nace en invierno
  • 1 abrigo de primera talla, si nace en invierno
  • 1 abrigo de segunda talla, según cuando nazca

Este listado incluye la ropa básica que deberías tener. ¿Eso significa que el bebé recién nacido solo usará peleles? Pues depende de ti. Durante las primeras semanas suele ser bastante complejo vestir al bebé y los peleles o pijamas ofrecen la solución más fácil a nivel comodidad tanto para el pequeño como para los papás y mamás.

Por supuesto, puedes comprar algún modelito más chulo, pero no compres demasiados porque seguramente pases bastante tiempo en casa durante las primeras semanas… y tu hijo crecerá volando.

En cuanto a la cantidad de pantalones, camisetas y chaquetas, se trata de una decisión personal. Lo más cómoda para el bebé (y para quien le cambia los pañales varias veces al día) es utilizar pijamas en casa y conjuntos más especiales al salir de paseo.

Elegir las tallas

Ahora sí, vamos de lleno a la parte compleja de la cuestión. ¿Cómo evitar terminar con 50 prendas de talla de recién nacido y solo 2 de segunda talla? ¡Planifica, organiza e incluye en la lista!

Utiliza la plantilla que hemos preparado para determinar la cantidad de ropa que necesitas. Luego, elige los modelos y respeta las cantidades. Puedes colocar un par de modelos de más, si lo deseas, pero evita incluir 20 bodies de recién nacido porque es probable que recibas 20.

Intenta ser acotada en tus elecciones, es preferible recibir ropa de tallas variadas que mucho de primera talla y lo cierto es que la gente suele regalar la primera talla.

¿Un consejo? En tu lista de nacimiento, agrega solamente lo estrictamente necesario de primera y segunda talla (50 y 56 cm). Verás cómo a pesar de ello recibes más prendas de estas tallas: algunas personas realizan compras fuera de la lista… y escogen talla de recién nacido o de 3 meses.

Básicamente, la idea sería la siguiente: incluir en la lista de nacimiento ropa de tallas 50, 56, 62 y 68 para cubrir, al menos, los primeros 6 meses del bebé. Como no sabes cuándo tu hijo alcanzará cada talla, lo ideal es optar por básicos que puedan utilizarse sin importar la estación: bodies de manga corta, camisetas de manga corta, pantalones de chándal o leggings…

Si tu hijo nace en invierno, deberás incluir uno o dos abrigos de las primeras tallas, pero evita incluir un abrigo para el invierno siguiente. Algunos niños al año usan la talla 68 o 74 mientras que otros ya necesitan la talla 80 y estimar esto es demasiado complejo.

bebé con capucha de Mickey Mouse

¿Cómo explicar que deseas modelos específicos?

Ya te lo adelantamos: lo mejor en las listas es optar por básicos que permitan su combinación y que no se agoten al terminar la temporada. Si sigues nuestro consejo y agregas la ropa un mes antes del nacimiento, probablemente puedas capear este temporal y obtengas la mayoría de los modelitos escogidos.

Ahora bien, si preparas la lista con bastante antelación, es posible que el conjunto elegido ya no esté disponible. Una opción podría ser incorporar en la lista una nota que le explique a tus familiares y amigos que en caso de que el producto esté fuera de stock, te gustaría recibir algo similar… Es decir que hablas de un estilo determinado para el bebé y no de un modelo específico.

Por ejemplo, si vas a tener un niño y deseas un look deportivo, puedes incluir chándales, camisetas de fútbol, calcetines que imiten botines… O si es una niña y te gusta el estilo rockero, agrega leggings brillantes, faldas de colores oscuros, camisetas de bandas de música…

Esto funciona si confías en el criterio de tus seres queridos. Si, por el contrario, quieres ser tú misma quien escoja cada prenda, sigue nuestra recomendación y basa tu lista en ropa básica… y los modelos especiales cómpralos tú misma o pídeselos a las futuras abuelas, quienes seguramente estarán felices de adquirirlos con tiempo.

¿Por qué optar por básicos?

Los básicos deberían ser la base de tu lista de nacimiento. Se trata de prendas funcionales y combinables a las que les darás mucho uso. Verás cómo cuando tengas a tu hijo en casa, sobre todo los primeros meses, disfrutarás de tenerle contigo con un simple pijama que te dé facilidad para cambiarle el pañal y comodidad a él.

Por otra parte, los básicos no pasan de moda, se adaptan a cualquier temporada y, por sobre todas las cosas, están siempre disponibles en tienda.

¿Qué pasa si el bebé nace antes?

Hasta el momento hablamos de las tallas necesarias para un bebé que nace a término, es decir para un pequeño que llega a este mundo entre la semana 38 y la 40. Los peques que nacen luego de la semana 40 suelen pasar directamente de la primera talla e ir por la talla 56 cm.

En el caso de que el bebé se adelante, necesitará una talla para bebés prematuros; esto es de 46 cm. Si esto llegase a suceder, podrías comprar directamente en ese momento la ropa.

¿Por qué sugerimos esto? Según datos estadísticos, la gran mayoría de los nacimientos se producen entre las semanas 37 y la 41. Por lo tanto, no resultaría lógico incluir ropa de talla 46 cm en la lista, ya que los más probable es que no la uses.

Si llegase a ocurrir un parto prematuro, siempre puedes pedirle a tu familia o a tus amigas que compren dicha talla en el último momento. De cualquier manera, las tallas 50 y 56 te serán de utilidad más adelante.

En resumen, organiza las prendas que incluirás en tu lista de nacimiento sobre la base de la ropa que puedan prestarte o regalarte, la temporada del año, el percentil estimado de tu pequeño y tu gusto personal.

Se acerca ese día tan esperado...
¿Ya lo tienes todo a punto?

Empieza tu lista